fbpx

Las razones por las que no deberíamos llamar preliminares al sexo que tenemos antes de la penetración

Los preliminares sexuales no existen

Aunque cada vez menos, se le siguen llamando preliminares al sexo que se tiene antes de la penetración.

Aun estamos en una cultura coitocentrista en la que parece que lo más importante es la penetración en sí y no todo lo demás.
Todas las caricias, besos, palabras, juegos en general, masturbación, sexo oral… Todo esto, en un ambiente de placer, es sexo haya o no penetración.

Por supuesto, el coitocentrismo está basado en un sistema machista en el que cuando el hombre eyacula, se ha acabado la relación sexual. En este sistema no cabría que haya los mal llamados “preliminares” después del coito (o en vez de) ya que el mismo nombre da a entender que no puede haber después. Y nada más lejos de la realidad. No importa el orden, ni las pautas o conductas que se tengan siempre que se disfrute y todas las partes estén de acuerdo.

Acabemos con esta palabra, que confunde y da pie a que se sigan fomentando las relaciones sexuales únicamente bajo este esquema.

Ilustración por Lidia Pérez para Bejarano Sexología 2020®. Reinterpretación de Dos mujeres abrazándose (1911), Egon Schiele

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes